Enlaces Patrocinados

.

 
Por el poder de la tierra que me sustenta,
por el poder del agua que me sumerge,
por el poder del aire que me eleva,
por el poder del fuego que me purifica,
por el poder del éter que me transforma.
 
Por los 5 poderes sagrados de Universo:
 
Invoco a todos espíritus elementales de la Naturaleza.
Hadas, Gnomos, Silfos, Ondinas, Duendes y Nereidas.
Espíritus Benevolentes y Seres de Luz,
para que escuchen mi petición
y le den una solución urgente.
 
(Hacer la petición)
 
Que vuestro poder eleve mi deseo
y lo haga realidad a la mayor brevedad posible.
 
Vosotros formáis parte de mis mejores pensamientos,
y yo pediré por vuestra evolución más alta
como muestra de mi agradecimiento
por vuestra protección y ayuda.
 
Que así sea por el bien de todos
y por las bendiciones de Nuestra Madre Tierra.
 
 
 

 

Virgen del Santo Cielo,
Vos sois nuestra esperanza
donde todo pobre alcanza
piedad, refugio y consuelo.
 
Junto a Vos, querida Madre
no tenemos que temer,
pues con cuidadoso anhelo
sois puerto de Salvación.
 
De vuestro Hijo apartad
desde hoy sus justos enojos
y a nosotros vuelvan sus ojos
a mirarnos con piedad.
 
Virgen y Madre mediad,
pues sois el iris del cielo,
sois puerto de salvación
y los pecadores apelan
al abrigo de tu manto,
y con doloroso llanto
vuestra protección anhelan.
 
Puesto que a los pobres dais
los que piden en sus suplicas
alcanzadnos desde el cielo
bendiciones y consuelo,
para que nuestras desdichas sean menos
y nuestras fatigas escasas,
que ya estamos Madre Santa
privados de tantas cosas
que nuestros bienes no alcanzan
para para lo justo y preciso
que cuesta nuestro sustento.
 
Escuchad nuestra plegaria,
Virgen del Santo Cielo
y dad solución a las penas
que con tanta fe os exponemos,
y así podamos de nuevo
volver a venir a veros
y contentos daros las gracias.


 



Rey, anacoreta, abad,
asombro de perfección
sednos Onofre patrón
en cualquier adversidad.

Naciendo Rey en Hungría
al punto en que a la luz te saliste
las tinieblas confundiste
que Lucifer oponía,
ya desde entonces temía
vuestra heroica santidad.

De la leche os dio el sustento
una cierva en el camino
nutriz que el cielo previno
para que os fuera portento
con natural alimento
desde vuestra tierna edad.
Sednos Onofre patrón
en cualquier adversidad.

Del mundo estando en el olvido
fuiste a la corte llamado
más apenas coronado,
la corona habéis huído
desprecio que os ha añadido
la mayor preciosidad.
Sednos Onofre patrón
en cualquier adversidad.
 
En la Eucaristía os habló
el oráculo divino
y dándoos nuevo destino
de un peligro os avisó,
del monasterio os mandó
pasar a la soledad.
Sednos Onofre patrón
en cualquier adversidad.

Setenta años penitente
en el yermo habéis vivido
vuestros cabellos vestido
os ofrecieron decente
sólo mundo presente
atestiguó la verdad.
Sednos Onofre patrón
en cualquier adversidad.
 
De Dios para sus devotos
logró Onofre su ruego,
librarles de rayo y fuego,
tempestades, terremotos,
la gracia de Dios sin cotos,
con tal liberalidad.
Sednos Onofre patrón
en cualquier adversidad.

 

 

 

 
Virgen de la Sonrisa,
Madre de la alegría,
Vengo a ponerme delante de tus ojos buenos.
 
Necesito esa luz de tus ojos serenos
y esa esperanza de tu rostro amable.
 
Te doy gracias María,
porque estás a mi lado en todos los momentos.
 
Cuando sufro, tengo tu alivio.
Cuando estoy feliz, compartes mi gozo.
 
Vengo a buscar tu ayuda de Madre para mí
y para todos mis seres queridos.
 
Madre mía, Virgencita, apiádate de mí que estoy
deprimido, afligido, triste y me siento solo.
 
Virgen de la sonrisa, devuélveme el ánimo,
las ganas de vivir y la esperanza.
Ayúdame en este momento depresión en el cual
no siento ganas de vivir y de luchar.
 
Así como ayudaste a Santa Teresita a liberarse
de la depresión y la tristeza,
alcánzame el consuelo de tu Hijo Jesús,
y sáname de esta enfermedad.
 
(Pedir con humildad y confianza
la gracia que se quiere obtener)
 
Te pido que hagas nacer en nosotros a Jesús.
ssí podremos vivir con alegría,
y saldremos adelante
en medio de las dificultades de la vida.
 
Danos fortaleza, paciencia, valentía,
y mucha esperanza para seguir caminando.
 
Madre de la alegría, derrama tu consuelo
en todos los que están tristes y cansados,
deprimidos y desalentados.
 
Que la hermosura de tu rostro,
lleno de fuerza y de ternura,
nos llene a todos de confianza,
porque comprendes lo que nos pasa
y somos valiosos para tu corazón materno.
 
Amén.
 
 
 
 

 
Oh María, Madre amorosa,
que con tu Divina Misericordia
has penetrado en mi corazón,
ten piedad de este pobre pecador
y préstame tu ayuda y protección
en estos momentos difíciles.
 
Tú que desde los Cielos
cuidas amorosamente de mí,
 y me has librado de caer en manos dañinas,
ayúdame ahora que las dificultades,
agobios y problemas económicos
llenan mi vida de ansiedad,
dudas y malestar por un incierto futuro.
 
Madre, necesito una rápida resolución
a estos problemas para el bien familiar,
ya que sufrimos carencias esenciales
hasta el grado de la desesperación.
 
(Hacer la petición)
 
En ti pongo toda mi fe
para salir de esta opresiva situación.
En tus compasivas manos
deposito mis problemas,
con la certeza de que Tú,
encontrarás la solución
que yo no soy capaz de ver.
 
Por medio de Ti
recibiremos la Gloria del Señor.

 Mi boca pronunciará
eternamente Tu Nombre,
que quede yo impregnado de Ti.

Madre eres como un manantial
emanando sabiduría
y el camino hacia el Todopoderoso.

 Alabada siempre seas.

 Amen.

 
 
 



 
Oh, Señor, tú eres grande,
tú eres el Poder y la Gloria.
tú eres Dios, tú eres Padre.
 
Por tu inmenso amor de Padre,
por la intercesión de María,
Virgen y Madre de Dios,
y con la ayuda de los arcángeles
Miguel, Rafael y Gabriel,
te ruego me concedas la liberación
de los maleficios con que el maligno
está dañando gravemente mi vida.
 
Oh, santos, venid todos en mi ayuda.

De la angustia, la tristeza y las obsesiones,
yo te ruego: Líbrame, oh Señor.

Del odio, los enemigos y la envidia,
yo te ruego: Líbrame, oh Señor.
 
De los pensamientos de celos, de rabia y de muerte,
yo te ruego: Líbrame, oh Señor.

De todo pensamiento de suicidio y de aborto,
yo te ruego: Líbrame, oh Señor.
 
De toda forma de sexualidad mala,
yo te ruego: Líbrame, oh Señor.

De la división de la familia, de toda amistad mala,
yo te ruego: Líbrame, oh Señor.

De toda forma de maleficio, de hechizo,
de brujería y cualquier mal oculto,
yo te ruego: Líbrame, oh Señor.

Oh, Señor, que dijiste
"la paz os dejo, mi paz os doy",
por la intercesión de la Virgen Maria
concédenos ser liberados de toda maldición
y gozar siempre de tu paz.
 
Por Cristo Nuestro Señor.
 
Amén.
 
 
 

 
Padre Santo, en el Nombre de Jesucristo
y con la intercesión de la Santísima Virgen María,
de los ángeles, de los santos,
 te presentamos a los enfermos de diabetes,
te pedimos por todos ellos
y también por nosotros, para que nos sanes.
 
Todo lo pedimos de acuerdo
con tu Santa Voluntad Padre,
en el Nombre de Jesús,
por los méritos de su Divina Infancia,
por su Sangre Preciosa,
por sus santas llagas,
por su Resurrección,
que todo sea para tu gloria.

Creemos en tu poder y te rogamos,
oh buen Jesús, que la fuerza del Espíritu Santo
sea liberada ahora y que todos seamos curados.

Gracias Padre Santo
por escuchar nuestras plegarias,
sabemos que tú estás actuando con tu poder
y que todo lo puedes.

Señor en ti confiamos y en ti esperamos.

Te damos gracias por todo lo que has hecho,
por lo que estás haciendo
y por lo que seguirás haciendo en nuestras vidas.

Amén.


 
 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers